martes , 19 octubre 2021
Portada » Opinión » Lic. Douglas Marval » Un problema llamado Dogmatismo: el mal de los necios
dogmatismo

Un problema llamado Dogmatismo: el mal de los necios


Según el buscador universal Google, el Dogmatismo es la actitud de la persona que no admite que
se discutan sus afirmaciones, opiniones o ideas. Doctrina filosófica, opuesta al escepticismo, que
afirma que la mente humana tiene capacidad para conocer la verdad.
Yo añadiría que es cualquier idea, doctrina, premisa, pensamiento, considerado como
“indiscutible”, aceptado como correcto sobre el cual sin duda pende, y sobre el cual no se acepta
ninguna pregunta ni menos que les lleven la contaría.
Algo irracional. Es el esclavismo en la era moderna. Va en contra de la libertad. El que cae en sus
redes es porque nunca ha tenido o labrado su propio criterio: Es o son vulnerables a ser
manipulados. Cada quien se hace esclavo porque quiere. Solo quieren un cerebro vacío para
sumarlo y colocarlo bajo sus órdenes haciéndolo un zombie moderno. Lo triste: han sumado
cerebros alienables. Eso trae como consecuencia el dominio de hasta su propio comportamiento,
de su accionar, de su manera de pensar. Adoptan un vocabulario errado. En la tabla de ajedrez
serían los peones que están al frente para defender a la reina y el rey, mientra los alfiles, los
caballos y las torres se mueven a sus anchas en su propio beneficio.
La historia está llena de muchísimos ejemplos que datan de épocas ancestrales, de la
contemporánea y de la actualidad reciente. No colocaremos ejemplos para no salirnos de este
“mal de los necios”.
El individuo abandona su razón de ser; al adoptar una posición fuera de los parámetros de la
razón, haciéndose una persona difícil que discute lo indiscutible aduciendo que es el dueño de la
verdad de lo que desconoce.
Adoran, aman, quieren y siguen una corriente dogmática sin importarle ni su propia existencia.
Ellos mismos se apagan, se invisibilizan. Extinguen propia luz, su brillo… ¡Sus propias ideas!
No saben lo que apoyan mientras están hipnotizados dogmáticamente (esto abarca a la religión, la
política, el deporte y mucho más) y es de manera inmediata que sin chistar salen en la defensa de
algo que les hace daño pero están allí. Los movilizan a su antojo. Podríamos decir que son los
Cancerberos modernos.
Son contrarios a lo moderno, al progreso, a la libertad, al libre pensamiento. Se transforman en
sus propios enemigos y por ende de la sociedad en general. Latinoamérica y el mundo se han
convertido en caldo de cultivos para la proliferación de corrientes dogmáticas con líderes que
pueden llevar a la humanidad a la tercera guerra mundial.
Esto no es nada nuevo. Estamos haciendo de todo en destruirnos nosotros mismos. Esos
“monstruos gigantes” lo alimenta lo sumisión y la adulación. Son sus principales alimentos.

Algún día, la luz resplandeciente del entendimiento los sacaran del letargo donde están inmerso y
verán los equivocado que estaban. Solo les quedará pedir “disculpa” a su sociedad, a su familia y
perdón a “Dios”. Son hermanos y son recuperables. El Dogmatismo ha puesto a pelear nación
contra nación, hermanos contra hermanos. Es el mal de los “Necios”
Dogmatismo es igual a: Fanatismo, inhumanidad, intolerancia, obstinación, porfía, rigidez,
severidad, terquedad, testarudez, inmodestia, jactancia, ostentación, vanidad y la guinda del
pastel “Ínfulas”… ¡Por allí nos vemos…!

Te puede interesar también:

Los trastornos del sueño en el adulto mayor: El insomnio

Servicio de internet en Puerto Cabello


internet puerto cabello

Check Also

se agradecido

¡Pa’ recordárselo!

Véalo: Una mirada a la sociedad ¡Pa’ recordárselo! Lcdo.: Douglas V. Marval A. CNP: 18.896 …