miércoles , 28 julio 2021
Portada » Reportajes » Mecanofilia: ¿Lo tendrá usted y no sabe?
mecanifilia
Mecanifilia es el amor enfermo por las maquinas llegando a la excitación sexual.

Mecanofilia: ¿Lo tendrá usted y no sabe?


Reportaje TLCT

Mecanofilia: ¿Lo tendrá usted y no sabe?

Y en esta, nuestra segunda entrega de nuestros reportajes de la lectura del fin de semana, traemos este tema polémico. Aunque existen algunas más excéntricas que otras, hay tendencias sexuales para todos los gustos y colores. La mecanofilia es un tipo de parafilia en la que se siente una gran atracción sexual hacia las máquinas, sobre todo hacia los coches o vehículos de cuatro ruedas.

Lcdo. Douglas Marval

CNP: 18.896

¿Quién no tiene un conocido que quiere más al carro o a la moto que a su propia familia. Quien no tiene una amistad que da todo por la máquina de su empresa. Quien no tiene un familiar que su máquina de coser lo es todo? ¿Será una excitación al grado sexual?

La respuesta es subjetiva, pero hay muchos que se sienten más atraídos por una cosa que por algún individuo en particular. Entre estos individuos se encuentran aquellos que padecen de mecanofilia. Se trata de una parafilia o atracción sexual descontrolada por las maquinas, donde generalmente predominan los autos, los motores y las motos.

La agalmatofilia (atracción por los maniquís), la salirofilia (disfrutar de tener sexo con una persona desaliñada) o la claustrofilia (excitarse por estar en espacios reducidos) son, sin lugar a dudas, unas de las parafilias sexuales más singulares que existen. No obstante, dentro del conjunto de más de 120 que se han conseguido establecer, hay una muy peculiar que está en relación con la tecnología. Nos estamos refiriendo a la mecanofilia.

Aunque existen algunas más excéntricas que otras, hay tendencias sexuales para todos los gustos y colores. La mecanofilia es un tipo de parafilia en la que se siente una gran atracción sexual hacia las máquinas, sobre todo hacia los carros o vehículos de cuatro ruedas.

La diferencia reside en que lo que les atrae no es mantener relaciones sexuales en el vehículo, dentro o fuera de él, sino que es la sexualización de la máquina, los encuentros sexuales con personas son dramáticamente descartados. Todos aquellos que sufren de mecanofilia se sienten tremendamente atraídos (incluso llegan a tener sentimientos de amor) por cualquier dispositivo de origen mecánico, ya sean grandes, como un avión o un helicóptero, medianos como una bicicleta o un robot, o pequeños, como una batidora o una tostadora.

Un fetiche se puede describir simplemente como “la necesidad de un objeto, parte del cuerpo o actividad para la excitación sexual”. Y siempre hay quienes simplemente no pueden evitar llevar sus fetiches de lo habitual a lo francamente extraño y perturbador.

Un caso que se hizo bastante famoso fue el de Edward Smith, un hombre cuyo fetiche eran los coches precisamente. Sentía pasión exacerbada por los automóviles. Smith afirmó haber tenido relaciones sexuales con más de 1.000 vehículos. El universo fetiche no conoce límites.

Esta atracción sexual y afectiva hacia las máquinas conforma una de las parafilias menos conocidas que existen.

La atracción por la motos es una parafilia que tiene a muchos dentro de sus redes.

 

Otras parafilias insólitas:

Urofilia:

La urofilia, también conocida como urolagnia, es la excitación sexual por la orina. Esta parafilia puede manifestarse en excitación por orinar o por que le orinen; también podría formar parte de fantasías sadomasoquistas de humillación.

Eproctofilia

No es ningún misterio que todos nos tiramos pedos, cuescos o ventosidades: hombres, mujeres, niños, animales. Algunos son ruidosos, otros silenciosos, algunos huelen mal y otros no tanto. Se trata de una función corporal natural, pero lo que no es tan natural es obtener placer sexual gracias a ellos. Pero esto es precisamente lo que ocurre si eres un eproctófilo. Fantasean con las flatulencias, siendo el humilde receptor de malos olores de su pareja o amante.

Plushofilia
Hablamos ahora de peluches. Es el interés sexual por los animales de peluche. No debe confundirse con los furries (personas a las que les gustan los animales antropomórficos), ya que el interés sexual de los que padecen plushofilia está directamente relacionado con la versión peluche, aunque los entusiastas dicen que hay cierta superposición entre los dos grupos.

Dacrifilia

Las lágrimas encienden la pasión sexual de las personas con dacrifilia, también conocida como dacrilagnia. Algunos dacrifílicos son sádicos sexuales que se excitan enormemente al humillar a alguien que sucumbe al llanto. Otros simplemente encuentran excitante la vista o el sonido del llanto, o encuentran atractivo la liberación emocional y el consuelo. Es una parafilia bastante inusual, por lo menos para los varones.

Y la semana próxima en nuestros reportajes TLCT, te traeremos más de las distintas “Parafilias” y sus características en el ser humano.-

Tambien te puede interesar: Hibristofilia: ¿Por qué a algunas mujeres les atraen sexualmente los criminales?


internet puerto cabello

Check Also

Bolívar

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco: 238 años

Natalicio del Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco: …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.