miércoles , 28 julio 2021
Portada » Opinión » Lic. Douglas Marval » ¡El Poder no es para Idiotas!
poder
El poder no es para Idiotas de Manuel Felipe Sierra

¡El Poder no es para Idiotas!


¡El Poder no es para Idiotas!

No existe ser humano lo suficientemente sabio o equilibrado al que un poder ilimitado no lo corrompa. El poder termina intoxicando aún al corazón más noble”

Plutarco.

Lcdo. Douglas V. Marval A.

CNP: 18.896

En días pasados pude ver, en la web, en esos viajes que hacemos a los que nos gustan las letras y hacemos de esta majestuosa herramienta tecnológica una buena utilidad que el escritor Manuel Felipe Sierra, bautizó, hace poco tiempo atrás, un nuevo libro de su pluma y me impresionó su título: El poder no es para los idiotas. Creo haberlo escuchado de la voz de Renny Ottolina en tiempo pasado pero con la palabra: “Imbéciles” (…) “El poder no es para los imbéciles”, con su potente y contundente voz. Esas palabras de Renny se quedaron como un soundtrack en los recuerdos de mi infancia.

Para Sierra ejercer el poder es una tarea complicada de cumplir y que exige astucia, preparación, manejo de la realidad y la capacidad de exponerse ante situaciones difíciles. “No es un oficio propiamente para idiotas”, afirmó el autor.

Para el periodista “el grave error” que se comete en algunos países es que las personas llegan al poder por su carisma y popularidad y no por su lucidez. “Al final los países pagan el costo de esos gobernantes. Actualmente hay más idiotas gobernando que en el pasado. Donald Trump es un buen ejemplo de hasta dónde ha llegado la política. En Latinoamérica abundan y sobran, dijo.

Me sonaron los dedos al “entrecruzarlos” para comenzar a redactar tan buen tema. Es como si con un solo título quisieras escribir todo lo mal que lo hemos pasado en estos últimos años. No te puedo otorgar el poder si no estás preparado. No se le puede dar cheques en blanco a gente que viene a hacerlo mal y ser “Suma cum laude” en corrupción. No se le puede dar el poder al “Charlatán, embaucador” o al encantador de serpiente. No se le puede otorgar el poder si no tienes un plan para tu pueblo que no sea el bienestar. No se le puede entregar el poder para perpetrarte. Pero es lo que ha pasado y sigue pasando. La confrontación es su arma al llegar al poder. Creo que el problema no son los políticos sino “los electores que erróneamente los escogen” y allí tiene a sus monstruos que ustedes mismo ayudaron a confeccionar. Una maquinaria que se engrana y le ofrecen cambiarle el piñón, los engranajes, rodamientos, pistones y aceite. Pero nunca les cumplen, Solo arrancan ese motor cuando los quieren utilizar. “La Maquinaria” partidistas aplastan a los buenos candidatos para colocar en el poder a un “No apto”.

Buenos candidatos como Arturo Uslar Pietri, nunca se le dio la oportunidad ni a candidatos idóneos, respetables, humanistas, potables, preparados y sobre todo venezolanos “No Chovinistas”, (Léase bien y colóquese los espejuelos: Cho – vi – nis – tas), porsia algún sesudo diga que estoy nombrando a alguien. El chovinismo o chauvinismo, también conocido coloquialmente como patrioterismo, es la creencia narcisista, próxima a la paranoia y la mitomanía, de que lo propio del país o región al que uno pertenece es lo mejor en cualquier aspecto.

Y por otra parte, es que un candidato con todos los pergaminos del mundo, con estudios y formación no es garantía de bienestar. Hemos tenido en el poder economistas, doctores, politólogos, militares y han jugado con ese poder que la democracia le otorga. Demos que significa personas y kratos que significa autoridad o poder: Democracia, que es el poder de las personas.

Poder, status, figuración y dominar a los demás siguen siendo en el tercer milenio, e igual a la remota prehistoria, el más alto anhelo de los seres humanos. Muchos cuando se refieren al término “poder” de inmediato lo vinculan con la política o pre eminencia militar, pero, y según lo demostró ha mediado del siglo XX, el sociólogo Abraham Maslou, ese afán de dominar y someter se manifiesta en prácticamente en todos los estratos de la pirámide social.

Ya varios escritores e investigadores se han dado la tarea de escudriñar el comportamiento de las personas cuando tienen el poder.

Emblemáticos de tal anhelo fueron dos insólitos libros, que por aquellos días de los 60’s hicieron furor entre burócratas y ejecutivos de grandes corporaciones en los EE.UU. Sus títulos eran: “Como ganar poder y status intimidando a los demás” de Robert Ringer y “El poder, como obtenerlo y usarlo”.

La irresponsable y hasta despiadada filosofía que exponían ambos libros podría sintetizarse en lo siguiente: El fin justifica los medios y quienes no observan tal consigna irremisiblemente se quedan abajo en la escalera del poder. Traicionar, poner peines y zancadillas. Destruir moralmente si es necesario, descubrir las debilidades de sus adversarios y competidores para usarlas en su contra y abandonar todo escrúpulo si ello lo ayuda a lograr sus fines. Hacer la mala propaganda.

Actualmente nadie recuerda al autor ni a sus libros, pero las tácticas y despiadados recursos que divulgaron siguen siendo alicaídos en la actualidad. El libro de Felipe Sierra, aun no lo he leído pero imagino lo que hay dentro de sus páginas, está explicado didácticamente y con muchos ejemplos de la actualidad. Añadiría que más daño hace un tonto que un malo.

Si, mis amigos, tengámoslos en cuenta. Desenmascare al abusador o abusadora. Al que tiene ínfulas en su comunidad porque le otorgaron cierta responsabilidad que no es lo mismo que poder. Ponga en su sitio al fanático enfermo y hágalo entender con clase y estilo. Y no son todos, porque varios si tienen educación.

Es que el poder definitivamente no es para los imbéciles…. ¡Por allí nos vemos!


internet puerto cabello

Check Also

responsabilidad

¿Responsabilidad es igual a Poder?

¿Responsabilidad es igual a Poder? Lcdo. Douglas Marval CNP: 18.896 La sociedad está enferma, casi …