lunes , 5 diciembre 2022
Portada » Opinión » Cuando andas rabioso

Cuando andas rabioso


Cuando andas rabioso

Lcdo. Douglas V. Marval A.

Dicen que los pasados de copas  y los niños siempre dicen la verdad. Es un dicho conocido universalmente. Una persona fuera de sus casillas, al estar enardecido (a) por algún motivo, hace que el cerebro reptil le nuble la razón. Esgrime con voz grave/desafiante, ceño fruncido y palabras altisonantes un sin fin de medias verdades a otra persona. “Se sacan los trapitos hablando coloquialmente”.

Solo necesitan drenar su rabia encapsulado en  veneno en forma de oraciones al blandir al mismo estilo de una goma de mascar  que al explotar de tanto inflarlo deja los labios  llenos de chicle pero con sabor a odio. Prenden “el ventilador” con excrementos humanos para salpicar a los y no presentes. Les quedan los cachetes y los ojos llenos de ese chicle pegajoso.

Rabioso (a), fuera de sí, alterado (a), bravo (a), irritado (a), palabras llenas de rabia, sin sincronismo con un corazón palpitante y alterado y un sinfín de sinónimos. No medimos lo que decimos sin saber a quién herimos y sin importarnos quien esté presente. Nos ha pasado. Es allí donde la tolerancia y la respiración juegan un papel predominante.

Y no hay una materia escolar que trate del manejo de estos estados anímicos. Los más graves llegan a la patología de psicópatas u esquizofrénicos. En estos tiempos “atípicos” el grado de neuralgia colectiva se nota en el ambiente.

Las cárceles tienen detrás de sus barrotes a gente valiosa que por un momento de rabia se extralimitan cometiendo locuras como: feminicidios, homicidios, lesiones serias entre otros. Al pasarle la efervescencia de esa rabia, ve con otra óptica las consecuencias de no contar hasta “diez”. Es incontrolable y diferente cada caso.

Y es que tenemos algo del Dr. Jekyll and Mr. Hyde (Tremenda novela de mediados de los años 30 del siglo pasado). Y algo que está en el tapete es el incremento de los “bi-polares” (dos personas en una) donde la doble personalidad es el traje que tienen frente a la sociedad donde se desarrollan. El incremento está en auge y se han convertido en un problema para la familia y la sociedad.

¿Podemos ayudar? ¡Sí!… una buena conversación, un gran consejo. Escuchar sin burlar, ayudar, hacer un buen ambiente y colaborar anímicamente a alguien que está presentando problemas emocionales, matrimoniales, económicos, laborales. De pérdida de un familiar, de conflictos vecinales entre otros muchos. Podemos ser ese “freno” a que no cometan una locura con el buen manejo de alguno de estos casos. No es necesario haber estudiado la psiquis porque la universidad de la vida es la gran maestra.

Soy, periodista más no psicólogo pero no es necesario ser ese profesional de la psiquis para entender que en estos momentos de la situación país, los nervios están de punta manifestándose en irritabilidad. Un estomago vacío no es un buen concejero (yo añadiría que un cerebro vacío también “no” lo es)… ¡Por allí nos vemos!

 

También te puede interesar: Jauría Enardecida


internet puerto cabello

Check Also

Los verdaderos enemigo de la patria

Véalo: Una mirada a la sociedad Los verdaderos enemigo de la patria Lcdo.: Douglas Marval …