martes , 18 febrero 2020
Portada » Opinión » Sergio Sequera » Ayudas a la navegación marítima y su tributación
Ayudas a la navegación marítima y su tributación

Ayudas a la navegación marítima y su tributación


La señalización marítima y otras ayudas a la navegación son y han sido fundamentales para la seguridad de los navegantes, para poder determinar su rumbo o simplemente para una buena aproximación del buque a la costa; la administración de tales sistemas son competencia de cada Estado sobre sus aguas territoriales.

Según la Asociación Internacional de Ayudas a la Navegación y Autoridades de Faros (IALA – AISM, siglas en ingles) las ayudas de navegación marítima están definidas como todo dispositivo externo del buque que está diseñado y construido para mejorar la seguridad a la navegación de los buques y facilitar el tráfico marítimo.

Estas ayudas a la navegación requieren un mantenimiento constante para su buena conservación, mejoras y la prestación del servicio que debe brindarse a los navegantes a través de señales visuales y electrónicas, fijas o flotantes, para el reconocimiento de peligros e identificación de los distintos puntos en la costa que contribuyan a la seguridad de la navegación.

En nuestro país la señalización marítima y otras ayudas a la navegación están sujetas a la Ley de Faros y Boyas y su reglamento, bajo la administración del Ministerio de la Defensa, a través de la Armada; su órgano de adscripción es el Servicio Desconcentrado Oficina Coordinadora de Hidrografía y Navegación (Ochina).

Estos bienes constituyen el Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática (Sinsema), cuenta con los siguientes componentes: faros, boyas, balizas, enfilaciones, receptores de señales de radar, equipos electrónicos de guía y posicionamiento terrestre o satelital, cartas náuticas, entre otros.

La disponibilidad de este servicio público causa una tasa, contemplada en la Ley de Faros y Boyas, pagada por los buques nacionales o de pabellón extranjero que naveguen en los espacios acuáticos e insulares (mares, ríos y lagos) sujetos a la soberanía y jurisdicción de la República.

El tributo creado en la Ley de Faros y Boyas debe ser pagado a una tasa equivalente en Bolívares a razón de tres centavos de Dólar americano (USD 0,03) por tonelada bruta del buque; por el propietario, copropietario o armador de la nave, el agente naviero en calidad de responsable o el representante legal del propietario.

La base imponible para determinar la cuantía de este tributo es la “Unidad de Arqueo Bruto (UAB)” del buque. El arqueo es la forma de medir el tamaño de la nave a partir de su volumen (capacidad utilizable) se le denomina también Tonelaje de Registro Bruto (TRB) o Tonelada Bruta de Arqueo.

Los buques de bandera extranjera pagaran la tasa correspondiente al recalar puerto venezolano, y la pagaran nuevamente, al recalar otro puerto venezolano que se encuentre a una distancia mayor de ciento veinte (120) millas náuticas o doscientos veintidós kilómetros con doscientos cuarenta metros (222,24 Km) del primer puerto de arribo.

Recalar constituye la acción de un buque extranjero de adentrarse en los espacios acuáticos nacionales, que circunda una instalación portuaria, lo cual incluye el arribo o fondeo, de esta manera se materializa el hecho imponible de la tasa.

Los buques de bandera nacional pagaran la tasa anualmente, por una sola vez por año calendario; de igual manera los buques nacionales o de pabellón extranjero cuya propiedad pertenezca a personas de nacionalidad venezolana o extranjera residentes en el país, menores de ochenta (80) toneladas de registro bruto, pagaran la tasa una sola vez al año calendario.

Es requisito indispensable para que las autoridades portuarias concedan la “Libre Platica (Permiso de zarpe)” a los buques extranjeros, demostrar la liquidación y pago de la tasa ante la Capitanía de Puerto mediante la Planilla de Liquidación por Recalada; los buques nacionales presentaran la Planilla de Liquidación Anual, valida desde el momento de su emisión hasta el 31 de diciembre del mismo año.

En nuestro país en la actualidad la operación y mantenimiento de los instrumentos que integran el Servicio Nacional de Ayudas a la Navegación (Sinsema), se encuentran en un nivel de deterioro considerable, hasta el punto que no permite el ingreso o zarpe a los distintos puertos venezolanos de los buques o naves en el horario nocturno

Me despido, esta vez con una frase de Ben Jonson “Todo conocimiento tiene por si mismo algún valor, no hay nada tan pequeño e insignificante que yo no prefiera conocer a ignorar”.

Autor: Sergio Sequera

Cargo: Socio – Director de Aguilar Sequera & Asociados, SC

(Firma de Contadores Públicos en Auditoría y Outsourcing de Procesos Administrativos y Contables de Negocios)

Correo: sergio.sequera.consultus@gmail.com

Twitter: @SergioSequera

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/sergio-sequera-15448024/

También te puede interesar: https://telocuentotodo.com/2020/01/29/actividades-conexas-y-servicios-en-nuestra-legislacion-acuatica/


Acerca de César López

Licenciado en Comunicación Social/ Mención "Periodismo Audiovisual", Locutor, Animador. Egresado de La Universidad Arturo Michelena

Check Also

En nuestro país existen una diversidad de normas que regulan nuestros espacios acuáticos, las actividades conexas y servicios que se desarrollan en estas zonas, los buques de bandera venezolana y los de bandera extranjera que ingresan a nuestro territorio, entre otras, que se conoce como legislación acuática.

Actividades Conexas y Servicios en nuestra Legislación Acuática

En nuestro país existen una diversidad de normas que regulan nuestros espacios acuáticos, las actividades …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

clasificados gratis